lunes, 26 de enero de 2015

Los zapatos y las operaciones de juanetes

Los zapatos y las operaciones de juanetes

En el artículo de hoy queremos hablarte de los zapatos y las operaciones de juanetes.

El hallux valgus, conocido popularmente como juanete, consiste en la desviación medial (hacia el centro del eje corporal) de la cabeza del primer metatarsiano y la aproximación del dedo gordo del pie hacia el resto de los dedos, que puede ocasionar incluso la superposición de los dos primeros dedos. Los juanetes son más frecuentes entre las mujeres y, en algunos casos, son hereditarios.

El dolor y la inflamación, que empeoran con el movimiento, son dos síntomas de los juanetes que se localizan bien en la zona en que se une el dedo con el resto del pie, o directamente sobre el juanete. Otras veces se presenta en la cara plantar (por debajo) de la articulación, en la cara plantar del antepié, o en todo el pie. El dolor en la parte interna suele deberse a callosidades dolorosas situadas sobre el juanete y, sobre todo, a la inflamación de la bolsa serosa. El dolor plantar está relacionado muchas veces con problemas articulares, como la artrosis.

Aunque los juanetes pueden ser en algunas ocasiones hereditarios, un importante porcentaje de personas lo padecen debido a la mala elección del calzado. Usar zapatos demasiado ajustados en la parte delantera del pie, muy estrechos o con tacones muy altos de manera prolongada y frecuente, fomentan que el dedo gordo del pie apunte hacia el segundo dedo, lo que propicia la formación de la característica protuberancia ósea que distingue esta condición. Esta malformación no se trata de una afección meramente estética, los pacientes que la padecen sufren de dolores y molestias, por lo que resulta fundamental aprender a elegir el calzado si tienes juanetes. Sería muy aconsejable elegir un calzado de ancho especial para permitir al pie una mayor comodidad y que no sufra de presiones molestas en la zona del juanete.


Para corregir este problema existe la cirugía de juanete que radicará la deformidad y aliviará el dolor causado por esta protuberancia. Esta operación de juanetes consiste en que el cirujano hace un corte alrededor de la circulación del dedo del pie y los huesos. Posteriormente repara la articulación y los huesos deformes mediante clavos, tornillo, placas o una férula para mantener los huesos en su lugar. No hay que temer pues al ser sencilla se puede estar despierto durante el procedimiento ya que la anestesia usada es sólo para insensibilizar la zona y no sentir ningún tipo de dolor o molestia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario